Revestimiento interior de tuberías

El revestimiento interior es la clave para evitar el ataque químico del agua a la tubería. Además debe ser capaz de soportar la abrasión de las partículas en suspensión. Y, muy importante, su rugosidad debe ser baja para ofrecer poca resistencia al paso del agua, minimizando las pérdidas de carga. 

Nuestras tuberías están revestidas en su interior por una compacta y resistente capa de mortero de cemento, según norma ISO 2531 y EN 545 aplicado en conformidad con la norma ISO4179. 

Dependiendo de la composición del agua a transportar también está disponible un acabado mediante Seal Coat, que amplía su ámbito de utilización a aguas ácidas con pH mayor o igual a 4.

Otros revestimientos interiores disponibles

Disponemos de otras opciones bajo petición, como el revestimiento cerámico Protecto 401™, Ceramapure PL 90 o el esmalte cerámico Glass Lining.

  • Protecto 401™: Diseñado específicamente para la protección de tuberías de fundición para redes de saneamiento. Ofrece una fiabilidad similar al mortero de cemento en redes de abastecimiento, pero incorpora la excelente resistencia química de un epoxy novalac y retarda el crecimiento bacteriano. La alta resistencia a la abrasión la hace ideal para uso en relave de mina.
  • Ceramapure PL 90: Revestimiento anticorrosión en epoxy bicomponente de curado químico, certificado para uso en agua potable. Su uso también es adecuado para plantas de tratamiento de aguas residuales, colectores de saneamiento por gravedad o a presión, aguas brutas, de riego, plantas desalinizadoras, etc.
  • Glass lining: Indicado para mitigar la acumulación, obstrucción, deterioro y corrosión en sistemas grasos de alto contenido en sólidos, como sistemas de transporte de lodos o escorias. Aporta gran eficiencia energética por su bajo coeficiente de fricción.

Especificaciones técnicas de los revestimientos internos

Alianza química

Una de las sorprendentes ventajas del revestimiento interior de mortero es que, además de ser una evidente protección física, se constituye también en protección química, según podemos ver en la imagen.

Rugosidad

El revestimiento interior de mortero se aplica en fábrica mediante centrifugado a 50 g. Como se cura en planta en condiciones controladas, su baja rugosidad y resistencia a los impactos y a la abrasión está asegurada.

La rugosidad resultante es extremadamente baja en comparación con cualquier otro material:

Rugosidad absoluta: 0,030 mm

C (Hazen-Williams): 140

n (Manning): 0,0088

Pérdidas de carga

Las pérdidas de carga en la línea se reducen al mínimo. Además no se produce, como en otros materiales, degradación con el tiempo. Por otro lado, es completamente inmune al ataque biológico y presenta un inmejorable comportamiento ante tensiones térmicas.